lunes, 25 de julio de 2016

Comunicado de prensa - Espacio Austral

Comunicado de prensa

Los más destacados escritores de ciencia ficción de Chile y Argentina reunidos por primera vez en una antología binacional


El volumen de cuentos Espacio Austral, publicado por Contracorriente Ediciones, agrupa las mejores obras chileno-argentinas de este género. Contiene textos de Sergio Alejandro Amira, Daniel Antokoletz, Jorge Baradit, Patricio G. Bazán, Alejandro Bentivoglio, Sebastián Borkoski, Óscar Barrientos Bradasic, Juan Calamares, Pablo Castro, Claudia De Bella, Jorge Etcheverry, Néstor Darío Figueiras, Daniel Frini, Ignacio Fritz, Sergio Gaut vel Hartman, Rodrigo Juri, Cristián Mitelman, Diego Muñoz Valenzuela, Laura Olivera, Héctor Ranea, Armando Rosselot C., Luis Saavedra, Saurio, Fernando Sorrentino, I.C. Tirapegui, Rodrigo Vásquez Saldía, Soledad Véliz y Abraham David Zaracho Ávalos.


«Este libro representa el esfuerzo de congregar, en un mismo lugar, a los más osados escritores de ciencia ficción de ambos lados de la cordillera. Es una antología que nos guía, no solo hacia el futuro de la humanidad sino al futuro de la literatura especulativa. Son 380 páginas y 28 cuentos que llevan al lector de un universo a otro sin descanso», señala su antologador, el narrador argentino Sergio Gaut vel Hartman, finalista del Premio Minotauro 2005. 

El porvenir siempre ha llamado la atención de los más diversos escritores (Julio Verne, H.G. Wells o J.G. Ballard son solo algunos de ellos) y en Espacio Austral se integran las visiones de 28 autores chilenos y argentinos sobre qué le espera al ser humano más allá del horizonte: Luz que rebota inofensiva en las paredes blancas. Abducciones. Espacio se pliega sobre sí mismo, verde. Algo que muere y renace en un mismo cuerpo. Aguas siempre a punto de cambiar de humor. Criaturas emboscadas por enemigos invisibles. Fragmentos de vivos y de muertos. Monstruos. Un vórtice de preguntas alocadas. Alienígenas. Una torre de Babel hecha de maldad pura. Roboides, virus inteligentes, nanorasers. El Apocalipsis según una moribunda. Puentes entre dimensiones. Cientos de embriones a punto de ser clonados. Una esfera oscura e hipnótica que engulle palomas y bolsas de basura. El cruel y penoso adiós de la anarquía. Mutantes. Un plácido paisaje que muestra una escarpada costa marina. Sobrevivientes. Una novelita ciberpunk. Ojos descomunales, redondos, sanguinolentos, sin cejas, sin pestañas. La turbiedad de los bosques hundidos. El ritmo implacable del plastiacero azul. Una ciudad dorada al otro lado de un río de plata. 

Este es el punto de partida de un viaje que llevará al lector, no solo hacia todos los rincones del universo, sino también hacia el interior de la mente humana. 


Acerca del antologador:

Sergio Gaut vel Hartman nació en Buenos Aires el 28 de septiembre de 1947. Es escritor, editor y antólogo. En 1982, mientras era parte del equipo de la revista argentina El Péndulo, dio impulso al movimiento que fundaría el Círculo Argentino de Ciencia Ficción y Fantasía. Ha publicado: Cuerpos descartables, El juego del tiempo, Espejos en fuga y Vuelos.

Espacio Austral de Sergio Gaut vel Hartman (Antologador)

Alzamos la vista y contemplamos el espacio austral que fluctúa sobre nuestras cabezas. La Cruz del Sur señala el camino y descorcha la botella de los sueños.

Luz que rebota inofensiva en las paredes blancas. Abducciones. Espacio se pliega sobre sí mismo, verde. Algo que muere y renace en un mismo cuerpo. Aguas siempre a punto de cambiar de humor. Criaturas emboscadas por enemigos invisibles. Fragmentos de vivos y de muertos. Monstruos. Un vórtice de preguntas alocadas. Alienígenas. Una torre de Babel hecha de maldad pura. Roboides, virus inteligentes, nanorasers. El Apocalipsis según una moribunda. Puentes entre dimensiones. Cientos de embriones a punto de ser clonados. Una esfera oscura e hipnótica que engulle palomas y bolsas de basura. El cruel y penoso adiós de la anarquía. Mutantes. Un plácido paisaje que muestra una escarpada costa marina. Sobrevivientes. Una novelita ciberpunk. Ojos descomunales, redondos, sanguinolentos, sin cejas, sin pestañas. La turbiedad de los bosques hundidos. El ritmo implacable del plastiacero azul. Una ciudad dorada al otro lado de un río de plata...

Nadie puede discutirlo: somos los legítimos propietarios de un abordaje literario que apela a la imaginación disciplinada, las ficciones del «qué pasaría si... »; una narrativa audaz, apta para explorar los límites de lo real, de proponer visiones «desde otro lado», miradas alternativas, distintas. Poseemos un instrumento flexible, adecuado para concebir a su objeto, el ser humano (pero también otras criaturas, pergeñadas por la pluralidad del universo) viajando por el espacio y el tiempo, además de un arsenal de instrumentos aptos para bucear las profundidades de su psique y dar todos los pasos y saltos necesarios si deseamos ir más allá del aquí y el ahora coyunturales.

Los más influyentes y tenaces escritores de ficción especulativa de Chile y Argentina vierten en esta antología sus conjeturas y preocupaciones, sus temores y esperanzas. Baradit, Sorrentino, Frini, Saavedra, Figueiras, Amira, Fritz, Gaut vel Hartman… y otros veinte especialistas, desmontan y recomponen la cartografía de la realidad tras pasarla por la trituradora de la ficción.





Síndrome de Estambul de Carlos Flores A.

Un evocativo viaje.

Sebastián Mustakis es un joven periodista chileno de ascendencia griega que durante su adolescencia descubre los diarios íntimos de Sofía, su tía abuela. Joven y aventurera, se rebela contra los tradicionalismos de la época y los prejuicios de sus padres inmigrantes para viajar sola por Europa. En una búsqueda personal llega a Estambul, donde mantendrá un romance clandestino que dejará una profunda huella en su vida.

Seis décadas más tarde, la ya fallecida tía abuela aún es considerada la oveja negra de la familia y nadie en el clan Mustakis osa siquiera mencionar su nombre, pues su historia sigue siendo motivo de vergüenza. Sin embargo, Sebastián desarrolla desde pequeño un extraño vínculo con ella a través de sus diarios y será el único capaz de reconciliar el pasado con el presente familiar.

Sebastián emprende rumbo a Turquía para limpiar el nombre de Sofía, pero en su aventura encontrará un camino espiritual propio y un fuerte vínculo entre su alma y el territorio explorado. Al final de la travesía, el periodista y sus acompañantes amarán tanto estas tierras que sus corazones padecerán un «Síndrome de Estambul», cambiando sus vidas para siempre.



Sueños en la bruma de Rebeca F. San Román

Los líderes mundiales y la naturaleza, hastiada del hombre, se unieron para hacer de la Tierra un infierno. 

Una muñeca inteligente pero sin capacidad de sentir emoción se involucra con un grupo subversivo del último enclave urbano en un mundo devastado. Beulah es el único resquicio humano: una ciudad ennegrecida bajo un cielo tóxico cuajado de estática, donde la vida se esboza en trazos simples que evocan una inocencia original irrecuperable. Sólo allí, en el corazón de la derrota, puede resplandecer la esperanza con la fuerza suficiente. Sólo allí pueden cruzar caminos una autómata con la historia del mundo archivada en sus circuitos y un poeta revolucionario capaz de encender la llama hace siglos extinta, acompañados del espectro de una utopía lanzada como una bengala al futuro.

La libertad sólo se logra al escapar del yugo de la historia y está en cada uno de nosotros cambiar el mañana a su antojo, pintando el horizonte con sangre y sueños: fabricando en conjunto un paraíso sin límites en que el origen social, la edad y el género no signifiquen un grillete al cuello. 

En su segunda novela, Rebeca F. San Román rinde tributo a las grandes voces del gótico femenino, rescatando la utopía libertaria y la estética del romanticismo. Ciencia ficción y fantasía configuran un mundo donde se fusionan imaginarios aparentemente antitéticos: la hipermodernidad y la nostalgia de un ayer distinto, en una síntesis que, sin dejar la lucidez de lado, se mantiene cargada de fe en el mañana.


3 de Bram Stoker, Guy de Maupassant y Franz Kafka

Tres autores clásicos de reconocida calidad.

Literatura enigmática que ahonda en lo misterioso de la vida y del hombre.

Bram Stoker, Guy de Maupassant y Franz Kafka reunidos en una breve antología de cuentos. En La dama de hierro, Stoker relata el caso de un cadáver que fue testigo de sus propias torturas. En El Horla, Maupassant nos muestra un ente fantasmagórico e incorpóreo que termina volviendo loco a un hombre de clase alta. En Un artista del hambre, Kafka exhibe a un ayunador dentro de una jaula a vista y paciencia de todos.

Una selección rara avisas que homenajea la literatura de horror, antecesora de obras actuales del género serie B y Z.


Sueños sin párpados de Thomas Harris

La cordura y la demencia atraviesan estas historias revelando la inquietud que genera la imposibilidad de conocer la realidad tal cual es, si es que la hay.

Desde el romanticismo de Charles Baudelaire, pasando por referencias pop, hasta llegar al «fatalismo ruso» de Friederich Niestzche, Thomas Harris revela su lado narrativo con un cúmulo de cuentos donde instala un mundo cuyo hilo conductor son las referencias culturales y establece una visión del obre desde la perspectiva del absurdo.

El sentido del humor está dado en algunos cuentos por un narrador que es casi un intruso husmeando entre las narraciones, para recordarle al lector la fugacidad de la existencia; también se presenta un Shakespeare que resucita para entregar una delirante visión del actualidad. A su vez, El mito de Sísifo de Albert Camus se asoma entre los relatos como un guiño al lector.

Con una escritura que va cambiando su registro entre pinceladas poéticas, narraciones histéricas y cuentos barrocos y sobrecargados, el autor cuestiona la visión del lector, quien, sin darse cuenta, se va convirtiendo en algunos casos, en un personaje mas.

La distancia de Nicolás Campos F.

Un hombre hace un «viaje de redención» al pueblo donde pasó su infancia. Lo recorre como entregado al ritual de una religión muerta, con fines puramente estéticos y paródicos, pero, a su pesar, abrigando la misma esperanza de recobrar algo.

Nicolás Campos F. Presenta una indagación en la vidas comunes, mínimas, en esa especie de subcultura que forman a menudo las personas atribuladas por asuntos, a primera vista, infames. La distancia extrae de ellos una suerte de poesía avergonzada y a la vez brutalmente honesta con una cierta hermosura comprometedora.

El título no alude solo a la distancia fácilmente franqueable entre dos lugares. Bajo esa distancia física se insinúa otra: la imposible, la distancia temporal que separa al presente del un pasado traumático, uno que ya es irreversible. 


El viaje se plantea desde un inicio como actuación, una ficción contada para ser luego escrita. Sólo entonces, en la experiencia de la escritura, podrán ser exorcizados –quizá– los antiguos dolores.



Teleny de Oscar Wilde

Un enigma de la literatura universal ¿será Teleny una novela apócrifa de Oscar Wilde?

Únicamente sabemos que se trata de un monumento a la literatura gay, a la homosexualidad en la época victoriana. Suerte de transposición del vínculo que Oscar Wilde tuve con Lord Alfred Douglas, hijo del noveno Marqués de Quennsberry: funesta relación que terminó llevándolo, en 1895, a la cárcel de Reading.

Contada en base a diálogos, Teleny trata sobre la dramática aventura de dos seres jóvenes y hermosos, Camille Des Grieux –el protagonista– quiere obtener a toda costa, el amor del pianista René Teleny. Ambos se envuelven en una travesía amorosa que no excluye lo cursi propio del dandismo europeo. Quedan envueltos en un pasión extraviada que hoy se comprende como simples y naturales deseos carnales entre personas de un mismo sexo.

Teleny –si bien es una ficción lindante con el softcore pornography– demuestra que la calidad de Oscar Wilde pervive a través del tiempo.


Cuerpos prohibidos de Marco Antonio de la Parra

Un Edipo patibulario entre prostíbulos y orgías. Obra erótica hardcore, culta y descarnada: el Marqués de Sade confluye con la literatura clásica y de vanguardia.

Experiencia límite, tal como un pacto diabólico. El ingenioso lector tendrá que avergonzarse, sacudirse y preguntarse qué ha hecho con su erotismo, en ocasiones secreto. Así, será hipnotizado por la prosa y la trama de esta novela, publicada por primera vez en 1991.

El sexo y la muerte se miran a la cara en un tobogán donde el vértigo de las pasiones transcurre como un tour de force narrativa, que expresa una tragedia barriobajera en la que reconocemos la huella grecolatina cruzada con el cómic underground y la imaginería porno.

El ingenuo lector será herido –finalmente– con el cuchillo filoso que desata las atadura de los infames y lúbricos cuerpos prohibidos.

El Show de los incompletos de Egon Álvarez

La vida normal es la más perversa de todas. Aquí se construyen realidades que son verdaderas trampas.

La factura emocional y el deseo de ser otro recorren los cuentos de Egon Álvarez, encarnándose en personajes parricidas que buscan su propio origen o en burgueses aspiracionales que huyen de su propio espejo.

El lector entrará en un submundo de familias fragmentadas por la vida moderna, en la imposible relación padres e hijos y en aquellas «cosas» que los personajes prefieren eludir.

Con frases cortas y certeras, el autor entrega una prosa de fácil lectura, ahogada de humano negro. Algunas veces dirigiéndose al propio lector, quien se sentirá cuestionado por aguda y lucida mirada de este inquietante narrador chileno.



La viuda de las montañas de Walter Scott

La existencia está oscuramente predestinada. Todo pudiera ser en un periodo donde el latinismo Finis coronat opus refulgía como un lema de sangre: «El fin corona la obra».

Walter Scott relata la historia de Elspat MacTavish, la viuda de las montañas, mujer que pareciera estar a plena luz, a pesar de su soledad y tristeza, ya que concibe deseos irrefutables y ambiciosos. Demuestra un carácter intrigante debido a la muerte, en circunstancias trágicas y violentas de MacTavish el grande, su marido.

Con esta magistral «Novela Histórica», Walter Scott percibe la dulzura de la batalla, el sabor acorazado de un tiempo bélico en las Tierras Altas de Escocia. Hamish Bean, hijo de la viuda de las montañas, se une al Ejército Británico —motivado por el dinero y sin importarle que fueron los mismos ingleses quienes asesinaron a MacTavish, el Grande—, ofendiendo así a su madre. En entonces cuando Elspat MacTavish teje un plan que provocará inesperadas consecuencias.

Haciendo honor al inconformismo, Elspat MacTavish desea, autoengañándose fervorosamente, que Hamish Bean sea igual a su padre, el aguerrido MacTavish, el Grande.



Fieras de David Jofré

Relatos delirantes y viñetas de horror.

Desde una antojadiza «etnografía acerca del tabú de la carne» David Jofré aporta (literariamente) con un puñado de relatos histéricos y seborreicos sobre la deshumanizados de la comunicación en el umbral de los «cambios globales» a los que asistimos en este acelerado siglo veintiuno.

Como periodista, la entrada de David Jofré en la narrativa chilena es violenta —factual e interpretativa—, desde un framing que es propio de su gremio: «Todo artefacto humano es propenso a la destrucción».

Estas páginas contienen la divulgación de actos enjuiciables, protagonizados —todos ellos— por mentes fragmentadas. La empatía con el killer recae sobre una condena social contra su víctima, hasta forzarnos a aborrecerla. La mayoría de estos personajes no logran entender la muerte. Estas desconectados de su efecto inmediato: acaso es el último intento de detectives y artistas por mantener vivo un «viejo símbolo» fusilado por la Sociedad de la Información.



Historia de un amor turbio de Horacio Quiroga

Historia de un amor turbio es una de las primeras joyas literarias de Horacio Quiroga, considerado el Edgar A. Poe de Latinoamérica.

Un viaje en el tiempo: hacia las entrañas de la burguesía. Ocho años tenía Eglé Elizalde cuando Luis Rohán se fue a Europa, instado por su padre, hombre acaudalado que no cree en las potencialidades de su hijo. De vuelta en Buenos Aires —casi una década después—, el buen mozo Rohán inicia un noviazgo con Eglé, la menor de la familia Elizalde. Mercedes —hermana de Eglé— experimenta una suave pasión por el nuevo enamorado que visita constantemente el hogar de los Elizalde. Comienza un triángulo amoroso que nace muerto por el desinterés del «miserable» pretendiente hacia «la preferida», , Mercedes Elizalde. ¿Qué ocurrió, además? La impasible Eglé —una Lolita sudamericana de ojos azules— había perdido la inocencia mientras Luis Rohán vivía su time off en parís. En Córdoba, tuvo un affaire d’amour con un tipo cuyas iniciales son A.M., conociendo la fogosa carnalidad, y convirtiéndose, como es natural, en una más. 

Horacio Quiroga nos entrega una narración de pasiones juveniles, con un estilo cinematográfico, acaso un staccato poético. Títeres humanos tratando de encontrar el edén, entrecruzados en una tramoya psicológica muy perturbadora.

Reconocido escritor uruguayo. Horacio Quiroga exploró el modernismo y el naturalismo hasta su suicidio en 1937.



Hotel de Ignacio Fritz

Una imagen representa mil palabras. Neobarroco kitsch, californiano, naif,. Diez cuentos sobre «image fiction».

River Phoenix, Jim Morrison y Sharon Tate anclados en una habitación a la espera del demonio Caronte. James Dean engañado acerca de la existencia de un hermano gemelo. Val Helsing asesina a Medusa en el Coliseo Romano. Lori Rivers, actriz de películas pornográficas, está enferma y desea hacer historia. Un «Marlon Brando» juega en sus ratos libros con una pistola. Los Criters, un hombre lobo y un poema de Víctor Hugo entrelazados en un cementerio. Miguel Serrano, el inspector Columbo y un crimen sin resolver. Un policía esquizofrénico enrevesado con un Scooby Doo convertido en zombi. 

Ignacio Fritz recrea con diversos personajes conocidos (la mayoría de la cultura del último fin de siècle), añadiendo a cada entrega una ucronía que acaba convirtiendo la mirada depredadora y perversa del autor cual testigo abstracto, cuestionando la frontera entre hechos y ficción.

Pero no nos engañemos. En estos cuentos está presente la «metaironía» de Octavio Paz, reflejando que lo «artístico/superior» y lo «vulgar/inferior» se puede combinar perfectamente en un libro cuyo tema central es la grandilocuente imagen de un «mundo/hotel» que nos brinda todo.